Novena de Santa Brígida de Suecia

St Bridget Sweden Novena

Santa Brígida de Suecia

Bridget era la hija de un gobernador adinerado que prodigaba su fortuna. Dio dinero a causas benéficas y ayudó a los desfavorecidos. Abogó por el trato justo y equitativo de todas las personas. A Bridget, que nació en 1303, se le enseñaron estas habilidades a una edad temprana.



Bridget se casó con un miembro de la línea real sueca y tuvo ocho hijos, uno de los cuales fue reconocido como Santa Catalina de Suecia . Bridget y su cónyuge siguieron los pasos de su padre ayudando a los necesitados. Se afirma que incluso organizó la construcción de un hospital en su terreno. El hospital estaba abierto a todos.



Bridget regaló todas sus posesiones después de la muerte de su esposo. Ella estableció un monasterio dual para hombres y mujeres que vivían separados pero adoraban juntos. Los Brigittines eran una organización religiosa conocida como la Orden del Santísimo Salvador.

Birgitta y Ulf viajaron a Santiago de Compostela tras sus años de servicio en la Corte. En el camino de regreso, Ulf se puso muy enfermo en Arras. Birgitta temía la muerte de Ulf y se sentó junto a su cama toda la noche orando hasta que un obispo fue a verla y le aseguró que Ulf se recuperaría y que 'Dios tenía grandes cosas reservadas para ella'.



St. Denis de París, patrón de Francia, se presentó. Ulf se recuperó y trabajó como Lagman en la región de Närke hasta principios de 1344 cuando cayó enfermo y fue llevado a los monjes en alvastra , donde murió y fue enterrado.

están relacionadas con dolly parton y miley cyrus

Birgitta vivía en una pequeña casa cerca de la abadía y rezaba durante horas en la tumba de Ulf. Mientras oraba por dirección, distribuyó sus pertenencias entre sus hijos y varias organizaciones benéficas. Cuando tenía 41 años, Dios la convocó 'sé mi novia y mi canal' en la abadía de Alvastra. Le encargó la creación de una nueva organización religiosa, especialmente para mujeres.

soñar con matar arañas

Hechos sobre la Novena de Santa Brígida de Suecia

Novena Starts: 14 de julio
Día festivo: 23 de julio
Nacimiento: 1303
Muerte: 1391



Significado de la oración de la novena de Santa Brígida

Santa Brígida de Suecia es la patrona de Suecia y las viudas. Santa Brígida fue proclamada patrona de Europa por el Papa Juan Pablo II el 1 de octubre de 1999. El 23 de julio, día de su muerte, se conmemora su fiesta. Su fiesta no se incluyó en el Calendario Tridentino, pero se agregó al Calendario General Romano en 1623 para su celebración el 7 de octubre, el día de la canonización del Papa Bonifacio IX en 1391.

Su fiesta se trasladó al 8 de octubre cinco años después (aunque la Iglesia en Suecia la celebra el 7), donde permaneció hasta que se revisó el Calendario General Romano en 1969 cuando se trasladó al día actual. Algunas personas todavía usan el Calendario Romano General de 1954, el Calendario Romano General del Papa Pío XII o el Calendario Romano General de 1960.

Lee mas: St. Abigail Novena

Novena de Santa Brígida de Suecia

Novena de Santa Brígida de Suecia

Novena de Santa Brígida de Suecia

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 1

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Ideas de camiseta de despedida de soltero

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 2

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: Novena to St. John Paul II

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 3

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 4

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 5

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: Huellas en la arena

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 6

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 7

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 8

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

regalos para mujeres que lo tienen todo

Novena de Santa Brígida de Suecia - Día 9

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Santa Brígida, Esposa de Cristo, tu vida se centró en honrar las heridas de Jesús.
Intercede ante nuestro Señor Herido y pídele que nos perdone por los momentos en que no pudimos reconocer su presencia o aceptar su ayuda y los momentos en que pecamos contra Él, causando un mayor dolor.

Santa Brígida, implora a Jesús en Su misericordia que nos conceda reverencia y devoción a Sus Sagradas Llagas.
Ayúdanos a llevar nuestras cruces con amor.


Por favor, dígale a Jesús que lo amamos y le agradecemos por el dolor y la humillación que soportó por nuestro bien.

Santa Brígida, te pedimos humildemente que pongas nuestras peticiones.
<> a los pies de Jesús Resucitado, donde sabemos que serán recibidos calurosamente.

Amén.

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: Significado de la oración de los santos de Boondock y origen bíblico

Quince oraciones de Santa Brígida de Suecia

Primera oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesucristo! Dulzura eterna para los que te aman, gozo que sobrepasa todo gozo y todo deseo, Salvación y Esperanza de todos los pecadores, que has probado que no tienes mayor deseo que estar entre los hombres, aun asumiendo la naturaleza humana en la plenitud de los tiempos por el amor. de los hombres, recuerda todos los sufrimientos que has soportado desde el instante de tu concepción, y especialmente durante tu pasión, como fue decretado y ordenado desde toda la eternidad en el plan divino.

Recuerda, Señor, que durante la Última Cena con tus discípulos, después de lavarles los pies, les diste Tu Preciosísimo Cuerpo y Sangre, y mientras al mismo tiempo los consolabas dulcemente, les anunciaste tu Pasión venidera.

Recuerda la tristeza y la amargura que experimentaste en Tu Alma cuando Tú mismo dijiste: Mi alma está afligida hasta la muerte.

Recuerda todo el miedo, la angustia y el dolor que sufriste en Tu delicado Cuerpo antes del tormento de la crucifixión, cuando, después de haber rezado tres veces, bañado en un sudor de sangre, Fuiste traicionado por Judas, Tu discípulo, arrestado por el pueblo de una nación que Tú has elegido y elevado, acusado por falsos testigos, injustamente juzgado por tres jueces durante la flor de tu juventud y durante la solemne temporada pascual.

Recuerda que fuiste despojado de tus vestidos y vestido con los de la burla; que tu rostro y tus ojos fueron velados, que fuiste abofeteado, coronado de espinas, una caña puesta en tus manos, que fuiste aplastado con golpes y abrumado por afrentas y ultrajes.

En memoria de todos estos dolores y sufrimientos que sufriste antes de tu Pasión en la Cruz, concédeme antes de mi muerte la verdadera contrición, una sincera y completa confesión, digna satisfacción y la remisión de todos mis pecados.

Amén.

Segunda oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Verdadera libertad de los ángeles, paraíso de las delicias, recuerda el horror y la tristeza que sufriste cuando tus enemigos, como leones furiosos, te rodearon y por miles de insultos, escupidas, golpes, laceraciones y otras crueldades inauditas, te atormentaron. a voluntad. En consideración a estos tormentos y palabras insultantes, te suplico, oh mi Salvador, que me liberes de todos mis enemigos, visibles e invisibles, y me lleves, bajo Tu protección, a la perfección de la salvación eterna.

Amén.

Tercera oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Creador del cielo y de la tierra a quien nada puede abarcar o limitar, Tú que envuelves y mantienes todo bajo Tu poder amoroso, recuerda el dolor muy amargo que sufriste cuando los judíos clavaron Tus Sagradas Manos y Pies en la Cruz golpe tras golpe con gran fuerza. clavos desafilados, y al no encontrarte en un estado lo suficientemente lamentable para satisfacer su rabia, agrandaron Tus Llagas y agregaron dolor al dolor, y con indescriptible crueldad estiraron Tu Cuerpo en la Cruz, te tiraron de todos lados, dislocando así Tus Miembros.

Te ruego, oh Jesús, por el recuerdo de este amoroso sufrimiento de la Cruz, que me concedas la gracia de temerte y amarte.

Amén.

Cuarta oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Médico Celestial, levantado en la Cruz para curar nuestras heridas con las Tuyas, recuerda las magulladuras que sufriste y la debilidad de todos Tus Miembros que estaban tan dilatados que nunca hubo dolor como el Tuyo. Desde la coronilla de tu cabeza hasta las plantas de tus pies no había una sola mancha en tu cuerpo que no estuviera en tormento, y sin embargo, olvidándote de todos tus sufrimientos, no dejaste de orar a tu Padre celestial por tus enemigos, diciendo: Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.

Por esta gran Misericordia, y en memoria de este sufrimiento, haz que el recuerdo de Tu Amarga Pasión pueda efectuar en nosotros una perfecta contrición y la remisión de todos nuestros pecados.

Amén.

Quinta oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Espejo de eterno esplendor, recuerda la tristeza que experimentaste, al contemplar a la luz de tu Divinidad la predestinación de los que serían salvados por los méritos de tu Sagrada Pasión, viste al mismo tiempo, la gran multitud de reprobados que serían condenados por sus pecados, y te quejaste amargamente de esos pecadores desdichados y sin esperanza.

Por el abismo de la compasión y la piedad, y especialmente por la bondad que mostraste al buen ladrón cuando le dijiste: Hoy estarás conmigo en el paraíso. Te ruego, dulce Jesús, que en la hora de mi muerte, me muestres misericordia.

Amén.

Sexta oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Amado y deseable Rey, recuerda el dolor que sufriste, estando desnudo y como un delincuente común, fuiste atado y levantado en la Cruz, cuando todos Tus parientes y amigos Te abandonaron, excepto Tu Amada Madre, quien permaneció cerca de Ti durante todo el tiempo. Tu agonía ya quien confiaste a Tu fiel discípulo cuando dijiste a María: Mujer, ahí tienes a tu hijo. ya San Juan: ¡Hijo, ahí tienes a tu Madre!

Te suplico, oh mi Salvador, con la espada del dolor que traspasó el alma de tu santa Madre, que tengas compasión de mí en todas mis aflicciones y tribulaciones, tanto corporales como espirituales, y que me ayudes en todas mis pruebas, y especialmente en la hora de mi muerte.

Amén.

Séptima oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Fuente inagotable de compasión, que con un profundo gesto de Amor dijo desde la Cruz: ¡Tengo sed! sufrió de la sed de la salvación de la raza humana. Te ruego, Salvador mío, que abras en nuestro corazón el deseo de tender a la perfección en todos nuestros actos; y extinguir en nosotros la concupiscencia de la carne y el ardor de los deseos mundanos.

Amén.

Octava oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Dulzura de corazón, deleite del espíritu, por la amargura del vinagre y la hiel que probaste en la Cruz por amor a nosotros, concédenos la gracia de recibir dignamente Tu Precioso Cuerpo y Sangre durante nuestra vida y en la hora de nuestra vida. muerte, para que sirvan de remedio y consuelo para nuestras almas.

Amén.

Novena oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Real virtud, alegría de la mente, recuerda el dolor que sufriste cuando te sumergiste en un océano de amargura al acercarse la muerte, insultado, ultrajado por los judíos, clamaste en voz alta que tu Padre te había abandonado, diciendo: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?

A través de esta angustia, te ruego, oh mi Salvador, no me abandones en los terrores y dolores de mi muerte.

Amén.

Décima Oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Quien eres el principio y el fin de todas las cosas, la vida y la virtud, recuerda que por nosotros fuiste sumergido en un abismo de sufrimiento desde las plantas de Tus Pies hasta la coronilla de Tu Cabeza. En consideración a la enormidad de Tus Llagas, enséñame a guardar, por puro amor, Tus Mandamientos, cuyo camino es ancho y fácil para los que Te aman.

Amén.

Undécima Oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Profundo abismo de misericordia, te lo suplico, en memoria de Tus Llagas que penetraron hasta la médula de Tus Huesos y hasta la profundidad de Tu ser, para arrastrarme, miserable pecador, abrumado por mis ofensas, lejos del pecado y para escóndeme de Tu Rostro justamente irritado contra mí, escóndeme en Tus Llagas, hasta que tu ira y tu justa indignación hayan pasado.

Amén.

Duodécima oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Espejo de la Verdad, símbolo de la unidad, eslabón de la Caridad, recuerda la multitud de heridas con las que fuiste cubierto de pies a cabeza, desgarrado y enrojecido por el derramamiento de tu adorable Sangre. ¡Oh, gran y universal dolor que sufriste en tu virginal carne por amor a nosotros! ¡El dulce Jesús! ¿Qué podrías haber hecho por nosotros que no hayas hecho? Que el fruto de Tus sufrimientos se renueve en mi alma por el fiel recuerdo de Tu Pasión, y que Tu Amor crezca en mi corazón cada día, hasta que Te vea en la eternidad, Tú que eres el tesoro de todo bien real y de toda alegría, que te ruego me concedas, oh dulce Jesús, en el cielo.

Amén.

Decimotercera Oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! León Fuerte, Rey Inmortal e Invencible, recuerda el dolor que sufriste cuando todas tus fuerzas, tanto morales como físicas, se agotaron por completo, inclinaste tu Cabeza, diciendo: ¡Consumado está!

A través de esta angustia y dolor, te ruego, Señor Jesús, que tengas misericordia de mí en la hora de mi muerte, cuando mi mente se turbará mucho y mi alma estará angustiada.

Amén.

Decimocuarta Oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! Hijo Único del Padre, Esplendor y figura de Su Sustancia, recuerda la sencilla y humilde recomendación que hiciste de Tu Alma a Tu Padre Eterno, diciendo: ¡Padre, en Tus Manos encomiendo Mi Espíritu! Y con Tu Cuerpo todo desgarrado, y Tu Corazón Quebrado, y las entrañas de Tu Misericordia abiertas para redimirnos, Expiraste. Por esta Preciosa Muerte, te ruego, oh Rey de los Santos, consuélame y ayúdame a resistir al diablo, a la carne y al mundo, para que, estando muerto para el mundo, pueda vivir solo para Ti. Te ruego en la hora de mi muerte que me recibas, peregrino y exiliado que regresa a Ti.

Amén.

Decimoquinta Oración

Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María

¡Oh Jesús! ¡Vid verdadera y fecunda! Recuerda el abundante derramamiento de Sangre que tan generosamente derramaste de Tu Sagrado Cuerpo como jugo de uvas en un lagar.

De Tu Costado, atravesado con una lanza por un soldado, brotó sangre y agua hasta que no quedó en Tu Cuerpo una sola gota, y finalmente, como un haz de mirra levantado hasta lo alto de la Cruz Tu delicada Carne fue destruida, la misma Sustancia de Tu Cuerpo se secó, y la Médula de Tus Huesos se secó.

Por esta amarga Pasión y por el derramamiento de Tu Preciosa Sangre, te suplico, Oh Dulce Jesús, que recibas mi alma cuando estoy en la agonía de mi muerte.

Amén.

Oración final

¡Oh dulce Jesús! Perfora mi corazón para que mis lágrimas de penitencia y amor sean mi pan día y noche; que me convierta completamente a ti, que mi corazón sea tu morada perpetua, que mi conversación te sea placentera, y que el final de mi vida sea tan digno de alabanza que pueda merecer el cielo y allí con tus santos te alabe por siempre.

Amén.