St. Joseph Novena Prayer

St Joseph Novena Prayer

La novena de San José es una oración milagrosa que, cuando se recita al menos una vez al día durante 9 días, concede sus deseos y oraciones.



San José es un patrón poderoso y muy venerado. Fue el padre terrenal de Jesucristo. También fue el esposo de María. Él era el guardián, esposo y padre corpóreo de la Sagrada Familia, por lo tanto, San José es nuestro intercesor más poderoso en el cielo.



También se le conoce como el Guardián del Redentor. Podría haber sido solo un carpintero, pero provenía de un linaje real. Era un hombre amable y compasivo. Cuidó mucho de Mary incluso después de saber que estaba embarazada después de haberse comprometido. También aceptó a Jesús como su hijo adoptivo incluso cuando no sabía que Jesús era el Hijo de Dios.

San José amó a nuestro Señor. José es el santo patrón de los moribundos. También es el santo patrón de la Iglesia Universal, carpinteros, niños, ingenieros, artesanos, educadores, abogados, emigrantes, mujeres embarazadas, familias, padres, inmigrantes, abogados, huérfanos, matrimonios, entre muchos otros.



Por lo tanto, la novena de San José es muy eficaz si rezamos con completa fe y humildad.

Hechos sobre la Novena de San José

Novena Starts: 10 de marzo
Día festivo: 19 de marzo
Nacimiento de San José: 90 aC
Muerte: 20 de julio del 18 d.C.

Significado de la Novena de San José

St. Joseph Novena es milagrosa en su capacidad para conseguir un trabajo, una casa o un negocio. Cualquiera que haga esta poderosa novena está protegido de la muerte súbita, el ahogamiento o el veneno. La oración de la novena de San José también ayuda en asuntos familiares.



St. Joseph Novena

Novena y oraciones de San José

Novena y oraciones de San José

Tienes que comenzar esta Novena de San José con gracia y humildad durante nueve días consecutivos para obtener los máximos beneficios.

Novena de San José - Día 1

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 2

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 3

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 4

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 5

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

6666 números de ángel

Novena de San José - Día 6

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 7

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 8

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Novena de San José - Día 9

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. ¡Amén!

San José, eres el fiel protector e intercesor de todos los que te aman y veneran. Sabes que tengo una confianza especial en ti y que, después de Jesús y María, pongo en ti toda mi esperanza de salvación, porque estás especialmente cerca de Dios.

Por eso, me encomiendo humildemente, con todos los que me son queridos y todos los que me pertenecen, a tu intercesión. Te ruego, por tu amor a Jesús y María, que no me abandones durante la vida y me asistas en la hora de mi muerte.

Glorioso San José, Esposo de la Virgen Inmaculada, ruega para que yo tenga una mente pura, humilde, caritativa y perfecta resignación a la Divina Voluntad. Sé mi guía, mi padre y mi modelo en la vida para que pueda merecer morir como tú en los brazos de Jesús y María.

Amado San José, fiel seguidor de Jesucristo, elevo mi corazón a ti para implorar tu poderosa intercesión para obtener del Divino Corazón de Jesús todas las gracias necesarias para mi bienestar espiritual y temporal, particularmente la gracia de una muerte feliz, y la gracia especial ahora imploro:

<>

Guardián del Verbo Encarnado, estoy seguro de que sus oraciones en mi nombre serán escuchadas con gracia ante el trono de Dios.

San José Prudente, ¡ruega por nosotros! Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como fue en el principio, es ahora y siempre será, por los siglos de los siglos.

En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Espero que la novena de San José les ayude enormemente.

También puede usar novena to St. Jospeh para vender casas, esposo, trabajo, empleo, orientación profesional, cónyuge, antes de la entrevista de trabajo, protección laboral, familia y confianza.

Lee mas: María Desatadora de Nudos Novena y Oraciones