St. Dominic Novena

St Dominic Novena

Santo Domingo es el santo patrón de los astrónomos, la astronomía, la República Dominicana, el orden dominicano y las personas acusadas falsamente. La novena de Santo Domingo se puede rezar para buscar la intercesión del santo si ha sido acusado falsamente. También puedes rezar la novena a Santo Domingo si eres astrónomo,



Sobre Santo Domingo

Santo Domingo también es conocido como Domingo de Osma, Domingo de Caleruega o Domingo de Guzmán.



Domingo nació después de 1170 en Caleruega, Castilla, España. Primero fue educado por un pariente sacerdote antes de ser trasladado a Palencia para estudiar artes y teología. Dominic utilizó las ganancias de la venta de sus libros para ayudar a las víctimas de la hambruna local. Luego se incorporó al capítulo de cánones regulares de Osma, que estaba dirigido por Diego de Acebes.

Dejó el claustro en 1203 o 1204 para acompañar a Diego, que ya era obispo, en un viaje diplomático al norte de Europa. Encontró la herejía albigense mientras atravesaba la región de Toulouse, que luego asolaba el sur de Francia. Domingo desarrolló una pasión misionera para dar a conocer a Cristo a los paganos.



que significa cuando sueñas con una inundación

Antes de que él naciera, su madre tuvo una visión de un perro con una antorcha encendida en las fauces que emergía de su útero y prendía fuego al mundo. Más tarde, ella notó la luna en su frente, pero su madrina la confundió con una estrella en su Bautismo. El niño recibió su nombre Santo Domingo de Silos , cuyo santuario local era uno de los favoritos de su madre. Su madre se llamaba Beata Juana de Aza.

Dominic recibió su educación en Palencia, donde se centró en la teología y las artes. Estudió teología durante seis años y artes durante cuatro. Sus profesores lo elogiaron unánimemente como un estudiante modelo. Una hambruna golpeó a España en 1191, dejando a muchas personas en la indigencia y sin hogar. Dominic vendió todo lo que tenía, incluidos sus muebles y ropa, y usó las ganancias para ayudar a los desfavorecidos.

Domingo se unió a los Canónigos Regulares, una orden benedictina en Osma, en 1194. En el año 1201, se convirtió en superior o prior del capítulo. En 1203 viajó a Dinamarca con su obispo, Diego de Acebo. Su propósito era ayudar al príncipe heredero Fernando a encontrar una novia.



Bendito Solanus Casey Oración

A pesar de que se había llegado a un acuerdo, la princesa murió antes de que pudiera viajar a España. Su trágica muerte los liberó para ir a donde quisieran. Decidieron viajar a Roma, llegando a finales de 1204.

El obispo Diego de Acebo buscó renunciar a su cargo para perseguir una nueva misión, que incluía la conversión de los incrédulos.

Domingo recibió permiso para establecer su propia orden religiosa con este propósito en julio de 1215. Seis personas lo acompañaron. La comunidad se adhirió a una rígida Regla de Vida que incluía oración y penitencia, así como un estricto régimen de disciplina. También establecieron un sistema educativo. Predicaron con frecuencia en todo el campo.

Hechos sobre la Novena de Santo Domingo

Novena Starts: 30 de julio
Día festivo: 8 de agosto

Significado de la Novena a Santo Domingo

El 13 de julio de 1234, el Papa Gregorio IX declaró santo a Santo Domingo, y el 8 de agosto es su fiesta.

Lee mas: St. Vincent de Paul Novena

St. Dominic Novena

St. Dominic Novena

St. Dominic Novena

¿Cuál es la diferencia entre un ñame y una batata?

Novena de Santo Domingo - Día 1

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

receta de repollo y carne de maíz al horno

Novena de Santo Domingo - Día 2

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: St. Charles Borromeo Novena

Novena de Santo Domingo - Día 3

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santo Domingo - Día 4

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santo Domingo - Día 5

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: Father Michael McGivney Novena Prayer

¿Es el merengue en polvo lo mismo que el crémor tártaro?

Novena de Santo Domingo - Día 6

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santo Domingo - Día 7

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santo Domingo - Día 8

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Novena de Santo Domingo - Día 9

Empecemos por el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Oración de introducción

Oh renombrado campeón de la fe de Cristo,
Santísimo Santo Domingo,
que renunciaste al honor y a la dignidad
de un principado terrenal para abrazar a los pobres,
vida laboriosa y mortificada
que debe distinguir a un discípulo de Aquel que ha dicho:
Si alguno quiere venir en pos de mí,
que tome su cruz y sígame.


Oh antorcha encendida,
que siendo tú mismo consumido por el fuego del amor divino,
trabajaste incesantemente
para encender esa llama sagrada
en el corazón de los demás,
mírame desde ese trono de gloria
donde disfrutes de la recompensa de todos tus trabajos,
y consigue que unas chispas de ese bendito fuego
se encienda en mi alma,
para animarme y animarme bajo cualquier cruzamiento o prueba
con lo cual agradará a la bondad divina visitarme.


Tú, oh gran santo,
no consideraste nada todas las aflicciones que sufriste,
y todas las fatigas que sufriste
para la promoción de la santa causa de Dios;
obtener, te lo suplico, que el mismo
amor ardiente que te fortaleció,
puede hacerme dulces trabajos, humillaciones, desgracias,
o cualesquiera otras mortificaciones

Puede que tenga que sufrir por el Nombre de Jesús.

¿Puedo recordar alguna vez que nada me puede pasar?
sino por la particular dispensación de un Dios
Que es infinitamente sabio,
y por tanto sabe lo que es mejor para mi bienestar;
infinitamente poderoso
y consecuentemente capaz de efectuarlo;
y sobre todo,
infinitamente misericordioso y amoroso,
Que dio su vida por mi redención,
y continúa diariamente dando nuevas pruebas de su amor y generosidad.


Oración final

Oh tierno Padre de los pobres que,
cuando todos los demás recursos se agotaron,
te ofreciste a ti mismo por su alivio,
obtén para mí ese verdadero espíritu de compasión
por los miembros sufrientes de Jesucristo,
que resplandeció tan conspicuamente en tu santa vida.

Que yo, por caridad para con aquellos a quienes Jesús ama tanto,

acumularé tesoros en el cielo,
donde ahora disfrutas de lo que el ojo no ha visto,
ni el oído oyó,
ni el corazón de hombre concebido,
pero que Dios ha preparado para los que le aman,
y que se prueban a sí mismos como sus discípulos
por la observancia de su divino precepto: amaos los unos a los otros.

Alabo y agradezco a Dios por el alto grado de santidad

a la que te había levantado,
y los privilegios especiales
por el cual te ha distinguido.

Te pregunto

por esa gratitud con la que harás por toda la eternidad
ser penetrado por tu Divino Benefactor,
implorarme la gracia de arrancar de mi corazon
todo lo que no le agrada,
especialmente ese mal hábito
por lo que lo ofendo con mayor frecuencia.

Obtén igualmente los favores que pido en esta Novena, por tu poderosa intercesión.


<>

Oh gloriosa Madre de Dios,
Reina del Santísimo Rosario,
tú que amaste a Domingo con el cariño de una madre,
y fueron amados y honrados por él con la mayor ternura,
mírame, por él,
con un ojo de lástima, dignarse a unirse a él en la presentación de estas peticiones
a tu Santísimo Jesús.

Sinceramente deseo desde este momento amarlo con todo mi corazón,
y sírvele con todas mis fuerzas,
y ahora ponme bajo tu poderosa protección,
como medio seguro de obtener todas las gracias necesarias
para servirle fielmente aquí,
para que pueda regocijarme eternamente con Él en el más allá.

amén


Recitar una vez

Nuestro Padre
Ave María
Sea la gloria

Lee mas: St. Florian Novena