María Desatadora de Nudos Novena y Oraciones

Mary Undoer Knots Novena

Este artículo trata sobre las poderosas Oraciones de la Novena de María Desatadora de Nudos que se han vuelto muy populares entre los fieles debido a su eficacia.



María Desatadora de Nudos es el nombre tanto de una devoción mariana como de una pintura barroca que representa esa devoción.



La devoción a María Desatadora de Nudos se ha vuelto más popular desde que el Papa Francisco alentó la devoción en Argentina y luego habló de ella durante su primer año como pontífice después de encontrarse con una hermosa pintura de la Virgen María en Alemania.

La devoción a María, Desatadora de Nudos, no se produjo por una aparición, ¡sino por su intercesión!



María Desatadora de Nudos Novena y Oraciones

María Desatadora de Nudos Novena y Oraciones

Hechos sobre la Novena de María Desatadora de Nudos

Novena Starts: 6 de agosto
Día festivo: 15 de agosto
Nacimiento de María: 16 a. C.
Muerte: Asunto al cielo

Sigo viendo el número 13, ¿qué significa?

Significado de la oración de María Desatadora de Nudos

Orar a María, Desatadora de Nudos o María Desatadora de Nudos ayudará a unir el nudo de todos tus pecados y purificar tu alma, lo que será equivalente a un nuevo comienzo para tu vida.



Resultará ser su primer paso hacia la salvación y una vida significativa.

El perdón de los pecados es el punto de partida y, a medida que continúa en el camino, puede recibir ayuda para vivir con la conciencia tranquila siguiendo el ejemplo de Jesús de tomar su cruz todos los días.

- Lucas 9:23

Oración del Papa Francisco a María Desatadora de Nudos

Santa María, llena de la presencia de Dios durante el día de tu vida, aceptaste con toda humildad la voluntad del Padre, y el diablo nunca fue capaz de atarte con su confusión.

Una vez con tu Hijo intercediste por nuestras dificultades, y lleno de bondad y paciencia, nos diste ejemplo de cómo desatar los nudos de nuestra vida. Al permanecer para siempre Madre Nuestra, pones en orden y haces más claros los lazos que nos unen al Señor.

Santa Madre, Madre de Dios y Madre nuestra, a ti que desatas con un corazón maternal los nudos de nuestra vida, te rogamos que recibas en tus manos (el nombre de la persona), y la liberes de los nudos. y confusión con la que ataca nuestro enemigo.

Por tu gracia, tu intercesión y tu ejemplo líbranos de todo mal, Nuestra Señora, y desata los nudos que nos impiden unirnos a Dios, para que nosotros, libres de pecado y error, lo encontremos en todas las cosas, podamos tener nuestro corazón puesto en Él, y que le sirvamos siempre en nuestros hermanos y hermanas.

Amén.

María, el patrocinio de la Desatadora de Nudos

Se puede acudir a la Santísima Madre por cualquier nudo, porque la fe de María desata el nudo de los pecados.

Oración a María, desatadora de nudos

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida. Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.


En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer. Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas. Escuche mi súplica. Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

María Desatadora de Nudos Novena

Novena de María Desatadora de Nudos - Día 1

Queridísima Madre Santa, Santísima María, deshaces los nudos que asfixian a tus hijos, extiéndeme tus manos misericordiosas. Te encomiendo hoy este nudo <> y todas las consecuencias negativas que provoca en mi vida. Te doy este nudo que me atormenta y me hace infeliz y así me impide unirme a Ti y a Tu Hijo Jesús, mi Salvador.

Corro hacia Ti, María, Desatadora de Nudos porque confío en ti y sé que nunca desprecias a un niño pecador que viene a pedirte ayuda. Creo que puedes deshacer este nudo porque Jesús te lo concede todo. Creo que quieres deshacer este nudo porque eres mi Madre. Creo que harás esto porque me amas con amor eterno.

Gracias, querida madre.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado. En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena de María Desatadora de Nudos - Día 2

María, Madre amada, canal de toda gracia, hoy vuelvo a Ti mi corazón, reconociendo que soy un pecador necesitado de tu ayuda.

Muchas veces pierdo las gracias que me concedes por mis pecados de egoísmo, orgullo, rencor y mi falta de generosidad y humildad.

Me dirijo hoy a Ti, María, Desatadora de nudos, para que le pidas a tu Hijo Jesús que me conceda un corazón puro, despojado, humilde y confiado.

Viviré hoy practicando estas virtudes y ofreciéndote esto como muestra de mi amor por Ti.

En tus manos encomiendo este nudo <> lo que me impide reflejar la gloria de Dios.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida. Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.


En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer. Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena María Desatadora de Nudos - Día 3

Madre meditante, Reina del cielo, en cuyas manos se encuentran los tesoros del Rey, vuelve hoy tus ojos misericordiosos hacia mí.

En tus santas manos encomiendo este nudo en mi vida <> y todo el rencor y resentimiento que me ha causado.

Te pido perdón, Dios Padre, por mi pecado. Ayúdame ahora a perdonar a todas las personas que consciente o inconscientemente provocaron este nudo.

Dame, también, la gracia de perdonarme por haber provocado este nudo. Solo así podrás deshacerlo.

Ante Ti, Madre queridísima, y ​​en el nombre de Tu Hijo Jesús, mi Salvador, que ha sufrido tantas ofensas, habiendo recibido el perdón, ahora perdono a estas personas… ya mí mismo, para siempre.

Gracias, María, Desatadora de Nudos por deshacer el nudo del rencor en mi corazón y el nudo que ahora te presento.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.

En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena de María Desatadora de Nudos - Día 4

Querida Santa Madre, eres generosa con todos los que te buscan, ten piedad de mí. Confío en tus manos este nudo que roba la paz de mi corazón, paraliza mi alma y evita que vaya a mi Señor y le sirva con mi vida.

Deshaz este nudo en mi amor <> Madre mía, y pídele a Jesús que sane mi fe paralítica que se desanima con las piedras del camino.

Junto a ti, querida Madre, que pueda ver estas piedras como amigas. Ya no murmurando contra ellos, sino dando infinitas gracias por ellos, que pueda sonreír confiadamente en tu poder.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida. Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado. En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer. Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Lee mas: Oración de memoria a la Santísima Virgen María

Novena de María Desatadora de Nudos - Día 5

Madre, Desatadora de Nudos, generosa y compasiva, hoy vengo a Ti para confiarte una vez más este nudo. <> en mi vida para ti y para pedirle a la sabiduría divina que deshaga, bajo la luz del Espíritu Santo, este enredo de problemas.

Nadie te vio nunca enojado; al contrario, tus palabras estaban tan cargadas de dulzura que el Espíritu Santo se manifestó en tus labios.

Quítame la amargura, la ira y el odio que me ha causado este nudo.

Dame, oh Madre querida, algo de la dulzura y la sabiduría que se refleja silenciosamente en tu corazón.

Y así como estuviste presente en Pentecostés, pídele a Jesús que me envíe una nueva presencia del Espíritu Santo en este momento de mi vida.

Espíritu Santo, ven sobre mí.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado. En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

¡Amén!

Novena María Desatadora de Nudos - Día 6

Reina de la Misericordia, te encomiendo este nudo en mi vida: <> y te pido que me des un corazón paciente hasta que lo deshagas.

Enséñame a perseverar en la palabra viva de Jesús, en la Eucaristía, Sacramento de la Confesión; quédate conmigo y prepara mi corazón para celebrar con los ángeles la gracia que me será concedida. ¡Amén! ¡Aleluya!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.

En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena de María Desatadora de Nudos - Día 7

Madre Purísima, hoy vengo a Ti para suplicarte que deshagas este nudo de mi vida: <> y líbrame de las trampas del mal.

Dios te ha concedido un gran poder sobre todos los demonios. Renuncio a todos ellos hoy, a cada conexión que he tenido con ellos y proclamo a Jesús como mi único Señor y Salvador.

María, Desatadora de Nudos, aplasta la cabeza del maligno y destruye las trampas que me ha tendido con este nudo.

Gracias, querida madre. Preciosísima Sangre de Jesús, libérame.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida. Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado. En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer. Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>


Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

¿Cuándo está el maíz en la mazorca hirviendo?

Novena María Desatadora de Nudos - Día 8

Virgen Madre de Dios, rebosante de misericordia, ten piedad de tu hijo y deshaz este nudo: <> en mi vida.

Necesito tu visita a mi vida, como visitaste a Elizabeth.

Tráeme a Jesús, tráeme el Espíritu Santo.

Enséñame a practicar las virtudes del valor, el gozo, la humildad y la fe y, como Isabel, a ser llena del Espíritu Santo.

Hazme descansar gozosamente en tu seno, María.

Te consagro como mi madre, Reina y amiga.

Te entrego mi corazón y todo lo que tengo (mi hogar y mi familia, mis bienes materiales y espirituales). Soy tuyo para siempre.

Pon tu corazón en mí para que pueda hacer todo lo que Jesús me dice.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.

Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.

En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer.

Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

Novena María Desatadora de Nudos - Día 9

Santísima María, Abogada nuestra, Desatadora de Nudos, vengo hoy para darte las gracias por deshacer este nudo en mi vida: <> .

Conoces muy bien el sufrimiento que me ha causado.

Gracias por venir, Madre, con tus largos dedos de misericordia para secarme las lágrimas de los ojos; me recibes en tus brazos y me haces posible recibir una vez más la gracia divina.

María, Desatadora de Nudos, Madre queridísima, te agradezco por deshacer los nudos de mi vida.


¡Envuélveme en tu manto de amor, mantenme bajo tu protección, ilumíname con tu paz! Amén.

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Virgen María, Madre del hermoso amor, Madre que nunca se niega a acudir en auxilio de un niño necesitado, Madre cuyas manos nunca dejan de servir a tus amados hijos porque son movidos por el amor divino y la inmensa misericordia que existe en tu corazón, echa tus ojos compasivos sobre mí y ve el gruñido de nudos que existen en mi vida.

Sabes muy bien lo desesperado que estoy, mi dolor y cómo estoy atado por estos nudos.

María, Madre a quien Dios encomendó la desaparición de los nudos en la vida de sus hijos, entrego en tus manos la cinta de mi vida.


Nadie, ni siquiera el maligno mismo, puede quitárselo de su precioso cuidado.

En tus manos no hay nudo que no se pueda deshacer. Madre poderosa, por tu gracia y poder intercesor con Tu Hijo y Mi Libertador, Jesús, toma hoy en tus manos este nudo:

<>

Te ruego que lo deshagas para la gloria de Dios, de una vez por todas, Tú eres mi esperanza.

Oh mi Señora, eres el único consuelo que Dios me da, el fortalecimiento de mi débil fuerza, el enriquecimiento de mi miseria y con Cristo la liberación de mis cadenas.

Escuche mi súplica.

Guárdame, guíame, protégeme, ¡oh refugio seguro!

María, Desatadora de Nudos, ruega por mí.

Amén.

María Desatadora de nudos Oración diaria

Madre de misericordia, mírame con bondad a mí, tu pobre hija, y obtén para mí la gracia de crecer en el amor misericordioso. A través de tu maternal intercesión con tu Hijo, Jesucristo, ayúdame a ser misericordioso con los demás, dándome cuenta de que ellos también tienen nudos en su vida con los que están luchando.

María Desatadora de nudos Oración por los matrimonios

Bendita Madre, toma en tus manos
los nudos que afectan a las parejas casadas,
y con tus largos dedos de amor y gracia
deshaga estos nudos para la gloria de Dios.
Visite a los matrimonios con su gracia;
renuevan su alianza sacramental,
aumenta el amor de Dios en ellos,
y fortalecer su vínculo de paz
para que, con sus hijos,
siempre pueden regocijarse en el regalo de tu bendición.
María, Desatadora de Nudos, ruega por nosotros

María desatadora de nudos Oración por problemas personales

Madre del hermoso amor, te miro.
Toma en tus manos la cinta de mi vida
y ver el gruñido de nudos que me mantiene atado
al pecado, la ansiedad y la desesperanza.
Te lo suplico, Madre, por tu poderosa intercesión
y dedos largos de amor y gracia,
deshacer los nudos en mi corazón y en mi vida.
Libérame para amar como ama Cristo.
María, Desatadora de Nudos, ruega por nosotros.

María desatadora de nudos Oración final

Por tu gracia, tu intercesión y tu ejemplo líbranos de todo mal, Nuestra Señora, y desata los nudos que nos impiden unirnos a Dios, para que nosotros, libres de pecado y error, podamos encontrarlo en todas las cosas. poner nuestro corazón en él y servirle siempre en nuestros hermanos y hermanas.

Madre del hermoso amor, te miro.

Toma en tus manos la cinta de mi vida y ve el gruñido de nudos que me mantiene atado al pecado, la ansiedad y la desesperanza.

Te ruego, Madre, por tu poderosa intercesión y largos dedos de amor y gracia, deshaz los nudos en mi corazón y en mi vida.

Libérame para amar como ama Cristo. María, Desatadora de Nudos, ruega por nosotros.

Espero que la Novena y Oraciones de María Desatadora de Nudos les ayude enormemente.

Lea más oraciones aquí.